Temporada Caza Sarrio

Temporada de caza del sarrio

El sarrio es uno de los animales más nobles y admirables que habitan las montañas. Es una de las especies de caza más representativas de la zona pirenaica, un espacio que destaca por sus increíbles paisajes de gran belleza y un auténtico paraíso para los aficionados de la caza en montaña.

El sarrio destaca por ser un animal muy vigoroso, a pesar de su tamaño relativamente pequeño. Es un animal muy inteligente, ejemplo de la magnificencia de la naturaleza y de cómo es posible la adaptación a todo tipo de terrenos y altitudes.

Como bien conocerán los amantes de la caza, el sarrio presenta una cornamenta larga y gruesa y, tanto el macho como la hembra, cuenta con sus peculiares extremos enroscados.
Dentro de nuestro país, podemos disfrutar de dos subespecies del sarrio: el pirenaico y el cantábrico. El primero muestra un precioso pelaje que varía entre el ocre y el gris según la época del año, mientras que el segundo es ligeramente más pequeño y de pelo que tiende al rojizo. Comúnmente se les llama rebeco a los 2, pero en realidad, sólo el del cantábrico es rebeco, y el del pirineo es sarrio.

Una de sus características que más llaman la atención es la capacidad de bajar a gran velocidad por pendientes pedregosas de gran inclinación, un espectáculo digno de observación por la gracilidad de los movimientos y la precisión de la que hacen gala.

El sarrio, uno de los animales más ágiles de las montañas, es capaz de saltar hasta diez metros entre despeñaderos y hasta cuatro metros en altura. Hacia abajo, salta hasta ocho metros y es capaz de aterrizar sobre un peñasco increíblemente afilado manteniendo perfectamente el equilibrio.

Su caza es un honor y un reto para los amantes del arte cinegético por el desafío que supone y por el atractivo de los ejemplares, por lo que cada vez son más los aficionados a la caza que se animan a probar con este animal.

Este tipo de ejemplares se encuentran a gran altitud, normalmente por encima de los 1000 metros, y llegando a poblar las cordilleras y riscos más escarpados. El terreno en el que habitan, al ser tan abrupto y que plantea una cierta dificultad de acceso, supone un gran reto para el cazador, lo que hace que la experiencia de rececho sea aún más apasionante y el trofeo resulte incluso más satisfactorio para los amantes de la práctica cinegética.

La Temporada caza sarrio se extiende desde mediados de octubre hasta finales de enero, y desde el primero de marzo hasta el 15 de junio.

Normalmente, se suele empezar la caza tanto de los ejemplares machos como hembras a partir del 1 de octubre, aprovechando los días que preceden a la época de celo del sarrio. En estas fechas, los machos están más dispuestos a salir a zonas abiertas y se muestran menos desconfiados, por lo que es la oportunidad ideal para disfrutar del rececho.

A pesar de ser animales de alta montaña, durante el invierno es habitual que desciendan hasta zonas boscosas cercanas para alimentarse de hojas, musgo, frutos silvestres y plantas de tallo leñoso, escasas en las zonas más altas.

Los sarrios son animales diurnos y relativamente sociables, por lo que las horas más adecuadas para poder observarlos se encuentran entre los primeros momentos del día hasta pasado el mediodía, cuando comienzan a ser más escurridizos.

Sin embargo, debemos ser muy cautelosos, porque pueden volverse muy tímidos si intuyen que alguien está observándolos o perciben cualquier tipo de ruido extraño o movimiento fuera de lo común. En estos casos, huyen a gran velocidad o se esconden en riscos de muy difícil acceso, lo que puede ocasionar más obstáculos para el cazador.

El rececho del sarrio es, sin duda, una de las experiencias inigualables que puede vivir un apasionado de la caza.

Desde Spain Outfitters recomendamos esta experiencia ya que la vivencia es incomparable, los paisajes en plena montaña y la alta densidad y calidad de los trofeos sin duda dejarán huella en la memoria de los cazadores.

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para dejar un comentario.